Sambucus nigra

Nombres populares, en castellano: saúco, sabuco, sauco, sabugo, canillero. en catalán: saüc, saüquer, sabuc, sabuquer.

Alimentación humana y recetas
Comestibles-Verduras y hortalizas
Con la inflorescencia se hacen buñuelos que se endulzan con azúcar y se toman como postre o como acompañamiento de segundos platos. Con las inflorescencias lavadas y pasadas por la sartén y aliñadas con sal y pimienta se puede preparar una tortilla. Las flores, recogidas antes de abrirse, se meten en salmuera como si fuesen alcaparras (Capparis spinosa L.).

Comestibles-Frutas/Frutos dulces
Aunque en algunas zonas no se aprovechaban los frutos, porque se decía que eran venenosos al menos verdes, maduros se han usado para hacer mermeladas y confituras. En Salamanca también elaboran confitura con las flores y en Asturias el saúco se usa para hacer dulces.

Bebidas alcohólicas
La inflorescencia se usa en Cataluña en la elaboración de diferentes licores como la ratafía, un licor aperitivo, o se dejan fermentar para obtener un vino espumoso. Con los frutos también se preparan licores artesanales. En Asturias se elabora un vino casero tanto de las flores como del fruto. En Cantabria el licor se elabora con saúco, orujo y anís a partes iguales. También se usa para teñir el vino y otros licores.

Bebidas no alcohólicas
En Cantabria se toma el zumo de los frutos batidos y una bebida preparada con frutos hervidos, azúcar y agua que también toman en Cataluña, en donde la esencia de flores de saúco con agua calma la sed. En Los Santos (Salamanca) preparan una bebida dulce con los frutos que, aunque no lleva alcohol, llaman “licor”. También se usan como colorantes para refrescos.
España
Manuel Pardo0.00 (0)00 comentarios
Alimentación animal
Forraje verde o seco
Las ramas con hojas o fullats se dan al ganado en el Pallars (Cataluña).

Pasto
En la Sierra Norte de Madrid lo comían las cabras. Sus frutos son muy apreciados por los pájaros.

Plantas melíferas
Inflorescencia muy visitada por las abejas.
Manuel Pardo0.00 (0)00 comentarios
Uso medicinal
Sistema circulatorio
Se usa como antihemorroidal, su corteza troceada y machacada, sus flores o sus hojas, bien en cataplasma o tomando baños de asiento con el cocimiento bien caliente de toda la planta o de las flores; o lavándolas con el cocimiento de corteza u hojas. En Granada y Murcia se guardan ramillas o trozos de raíz en el bolsillo y se cree que según se van secando, también lo hacen las hemorroides. Para combatir la hipertensión se toma la tisana de sus flores o se aspiran sus vapores, a veces con otras especies; también se emplea la tisana de sus hojas o el fruto maduro en forma de jarabes o tisanas. La decocción de su parénquima cortical o corteza interna es depurativa sanguínea , así como la inflorescencia sola o con nogal en forma de tisana y el jarabe de los frutos. Mejora la circulación sanguínea. Los brazos, piernas o pies hinchados y doloridos por falta de circulación se bañan en el cocimiento de hojas, flores -a veces con menta- o de corteza interna o bien se aplican sahumerios o compresas impregnadas con los humos de su fumigación. El uso de la inflorescencia en forma de tisana sirve para rebajar la sangre (antipelohémico) en el Alto Aragón y Cataluña. El humo de las flores sobre brasas (perfumes) se aspira como hemostático en Cataluña y Valencia; también en tisana. Para los hematomas se usa la tisana de médula y flores o cataplasmas de las flores fritas. El extracto de los frutos y el jarabe son anticoagulantes, y la esencia se usa para inflamaciones, apoplejías y como cardiotónico.

Sistema digestivo
Es una planta digestiva y aperitiva. Con este fin se emplea la tisana de sus flores, su esencia, los frutos crudos , su jarabe, su cocimiento, el licor y el vino que se prepara con ellos, o la decocción de ramas jóvenes. Es muy común su uso para dolores de muelas, infecciones (como aftas) e inflamaciones de la boca y flemones. Las flores se utilizan: como colutorio, bien sólo su esencia, o junto con tomillo (Thymus vulgaris L.) y hierba estornudatoria (Achillea ptarmica L.); respirando vahos con albahaca (Ocimum basilicum L. y O. minimum L.); como fumigación algunas veces usando también las hojas junto con la inflorescencia o cociendo esta última y aplicándola como cataplasma . Las flores calientes introducidas en un saquito de tela se colocan sobre la parte inflamada. Para el dolor de la dentición de los bebés se les cuelga en el cuello un aro pequeño con cinco trocitos de tallo de saúco; los brotes tiernos cocidos les quitan las pupas que les salen a los bebés cuando maman. Como antiséptico intestinal, para cólicos, inflamaciones e infecciones se toma la tisana de sus flores, la esencia, sobre todo niños, y los frutos frescos o su jarabe. Los frutos frescos, su jarabe o su vino medicinal se toman para afecciones del estómago, su zumo para la gastritis; el emplasto de las hojas calientes con agua se aplica en el estómago dolorido. Como laxante, se toma la corteza de la raíz en forma de tisana, las hojas cocidas, los frutos frescos o secos, su jarabe y la infusión de sus flores, junto con una cucharada de aceite de oliva. Como purgante se bebe la decocción de las flores y de la corteza interna. Como carminativo o antiflatulento, se toma la infusión de las flores o la esencia. Con el mismo fin también se aplican cataplasmas de la esencia. Las flores, hojas y frutos se usan en infusión como antidiarreico y se atribuye la misma acción a la esencia y a la tisana de las flores. La decocción de las flores se ha usado como protector hepático y el cocimiento de las hojas para desintoxicar el hígado. Contra las náuseas y los vómitos se usa la esencia.

Sistema genito-urinario
La tisana de sus flores se toma como diurético, junto con hierba de la esquinancia (Asperula cynanchica L.) u otras plantas con agua, leche o en jarabe. También se toma con el mismo fin el zumo, el vino de sus frutos y la infusión de las hojas machacadas frescas o de los frutos secos, de la corteza y de la médula. La corteza macerada en vino blanco se usa como diurético y en forma de tisana, como protector renal, también la decocción de las flores y la esencia. Su vino medicinal es efectivo contra las piedras del riñón, o la tisana de sus hojas, con otros elementos, para expulsar los cálculos. Las hojas calientes se usan para el dolor de riñones. La infusión de las flores en baños de asiento alivia los dolores en las zonas íntimas, inflamaciones e infecciones vaginales y se utilizaba cuando “cogía frío abajo la mujer”. También se toma para los sofocos de la menopausia. La inflorescencia se usa como emoliente en casos de mamas con mastitis, con demasiada leche o endurecidas a causa del frío (mediante fumigación), y se pueden hacer perfumes de las flores para retirar la leche, bien solas, con café y azúcar o con paños. Para provocar la salida de la leche en mujeres lactantes, se aplican compresas impregnadas de su infusión.

Concepción, embarazo, parto y puerperio
Se utiliza como antiinflamatorio en el posparto con orégano (Origanum vulgare L.). También se cuece la inflorescencia con albahaca (Ocimum basilicum y O. minimum) y alcaravea (Carum carvi L.) para lavar a las parturientas y que “todo vuelva a su ser”. Se daban lavados en la vagina, después del parto, con una tisana de las flores.

Sistema respiratorio
Se emplea como anticatarral, antiasmático, descongestivo nasal y sinusal, para afecciones pulmonares y faríngeas y para la tos, solo o mezclado con otras plantas. Con las flores se preparan tisanas para el catarro, a veces con miel o azúcar; se echan en leche; se inhalan sus vapores o perfumes o se perfuma la habitación antes de acostarse. También se toma la esencia o el líquido resultante de macerar las flores en agua para evitar el efecto sudorífico que tienen las tisanas. Para los constipados, se aplican en el cuello y el pecho cataplasmas de las hojas picadas, de flores cocidas con salvado caliente o colocando las flores entre dos paños; o se toma la infusión de la corteza o de los frutos. Se toma el fruto maduro con azúcar, preparando mermelada con agua y azúcar o en forma de jarabe. En el Montseny (Cataluña), se toma una infusión de raíz del propio saúco con una cucharada de este jarabe. Para la gripe se usa la flor en fumigación o en infusión y el extracto de los frutos o el jarabe. Igualmente se aplica la pomada de la corteza interna o se bebe la infusión o el cocimiento de las flores en agua o leche, que puede combinarse con otras plantas. En zonas montañosas de Cataluña se emplea también para la tos ferina. Para aliviar el dolor de garganta y las anginas (amigdalitis) se toma el cocimiento de la flor, con azúcar quemada; se hacen gárgaras; se inhalan sus vahos o sus perfumes; se toma su esencia, el jarabe y el extracto del fruto. La tisana de la flor, con azúcar quemada quita la ronquera, también si se aplica una cataplasma de la flor o de las hojas secas y fritas. Como descongestivo nasal y sinusal se usan las inflorescencias como fumigación, con café y azúcar, en tisana, aerosol, esencia o emulsión. La decocción de las flores es antiasmática, mezclada a partes iguales con leche, o respirando sus vahos y perfumes. Se pueden recoger los perfumes en un trapo que se aplica en la frente. Como antitusígeno se usa la decocción de sus flores, con azúcar quemada, con leche; la esencia, los vahos, los perfumes aplicados directamente o recogidos en un trapo, el jarabe o los frutos machacados. Para afecciones de los bronquios o de los pulmones, como bronquitis, neumonías, pulmonías y congestiones pectorales se preparan decocciones de las flores que se toman solas o con leche, se respiran sus vahos o se toma la esencia. Son efectivas las fumigaciones y se toman los frutos maduros frescos, como jarabe o como vino medicinal. Las cataplasmas preparadas con el extracto de sus frutos se aplican en los costados; o con la flor y cebolla en el pecho. Del mismo modo se usa la infusión de corteza de saúco y una hoja de eucalipto. Para las neumonías se usa el fruto en forma de loción con vino y azúcar, aplicando trapos calientes humedecidos sobre el pecho y la inflorescencia en forma de cataplasma con harina de trigo, sal y vinagre.

Sistema endocrino-metabólico
La inflorescencia se usa para tratar la anorexia y se toman nueve frutos antes de cada comida [45]. La esencia de la inflorescencia se da a los niños cuando tienen cetonuria (concentración de cuerpos cetónicos en la orina), y a los adultos, para rebajar el azúcar de la sangre, se les da la infusión. Para bajar los niveles de ácido úrico se bebe la decocción de la corteza interna en Cataluña, Murcia y Valencia, en donde se toman las flores crudas.

Musculatura y esqueleto
La inflorescencia es antiálgica (calma el dolor) en forma de aerosol, junto con café; como fumigación, con aceite, azúcar, recogiendo primero la fumigación en un trapo y aplicando este y otras plantas o lavando la zona dolorida con el cocimiento. La corteza se macera en vino blanco para los dolores de huesos. Se calientan las flores en el fuego y se colocan entre dos paños, que se aplican en la zona afectada, sobre todo en las rodillas. Para contusiones y dislocaciones se baña la parte afectada con la loción o la decocción de las flores o de flores y hojas, sola o con otras plantas y sal, o aplicando paños calientes empapados. La corteza interna picada con sal se usa como emplasto o pomada para contusiones. Las flores se maceran en aceite de oliva, que se emplea para dar un masaje en las zonas del cuerpo doloridas por algún golpe o contusión. Las cataplasmas de las hojas, con manteca de cerdo, se aplican sobre las zonas inflamadas. La tisana de la médula y de las flores se usa para contusiones. La inflorescencia se usa con virtudes antiálgicas, antiequimóticas (para moratones) y antiinflamatorias, a veces junto con las hojas o con nogal y tomillo. Para el reuma, se lavan las zonas afectadas con el cocimiento de la corteza interna o de las flores; se aplica un trapo sobre el que se han recogido los humos que también es activo contra la artrosis o se hacen incidir directamente los vapores de la decocción. También flor con flor de alfalfa (Medicago sativa L.) quita el dolor de reuma y las inflamaciones. Se comen los frutos frescos o se prepara una cataplasma de hojas y ramas que se aplica en las zonas doloridas. En Aragón se toman baños de vapor de la decocción de la flor para la ciática.

Piel y tejido celular subcutáneo
Se usa para quemaduras, heridas, llagas, eccemas, granos, forúnculos, ulceraciones y psoriasis. Para las quemaduras se utiliza el parénquima cortical o toda la corteza, en forma de tisana o como pomada con aceite de oliva y cera de abeja. Se usa el cocimiento de las flores solas o con las hojas, los humos o perfumes, cataplasmas de las hojas, el cocimiento de la raíz y pomadas elaboradas con las inflorescencias. Como antiséptico se lavan las heridas con decocción de la inflorescencia o con el rocío acumulado en ella la noche de San Juan; se perfuman o se untan con el aceite resultante de macerar las flores o con la decocción de la raíz. Para los forúnculos se usa la flor en forma de cataplasma, se aplica la esencia o el cocimiento de la planta. Como vulnerario y cicatrizante (y hemostático) para heridas y rasguños se preparan pomadas con la corteza interna o con las inflorescencias; emplastos con flores u hojas; aplicaciones directas de hojas, frutos o el vino de estos; la decocción de la flor o perfumes. También se emplea para escoceduras de los niños y grietas de las manos o labios. La corteza se usa como vulneraria, así como las flores maceradas en aceite de oliva. La raíz se ha utilizado de forma directa o el ungüento obtenido de freírla en aceite de oliva, frotándola sobre eccemas y males similares. La fumigación se usa para enfermedades de la piel. Con la flor se hacen emplastos para quitar verrugas o granos y para eliminar las manchas en la piel de las mujeres embarazadas. En la sierra de Segura se usan las hojas solas en decocción o con las de otras plantas para las “hinchaceras” (eccema de contacto). En la Hoya de Huesca y Somontanos goza de fama el “bálsamo de saúco”, que se utiliza para tratar todo tipo de heridas. Las flores se usan como remedio para el pelo, lavando el cabello con su cocimiento. Para la piel infantil irritada, especialmente en las irritaciones del pañal, se aplican compresas impregnadas de esencia. La inflorescencia en infusión se usa para la dermatitis seborreica, los granos y el acné.

Sistema nervioso y enfermedades mentales
Para el dolor de cabeza se toma el cocimiento de la flor; la inflorescencia en forma de aerosol; los perfumes aplicados sobre la cabeza o recogidos en un trapo; se toma la esencia o se aplica en compresas en la frente que también se empapan en jarabe de frutos con vinagre. Para la migraña se emplea el infuso de las flores, que tiene también propiedades tranquilizantes.

Órganos de los sentidos
Las flores se utilizan para tratar afecciones oculares como conjuntivitis, en infusión para lavar los ojos o como colirio, a veces en cocimiento; o vapores de la tisana, también para sanar orzuelos; en fumigación directa o impregnándolos en trapos, que actúan como antiequimótico y para que no lloren; y en forma de esencia. La flor se colgaba en las paredes la noche de San Juan para que recogiera el rocío. A la mañana siguiente se recogía el agua antes de que le diera el sol y se usaba durante el resto del año para lavar los ojos. El jarabe de los frutos maduros o el vino que se obtiene por cocción de los mismos se aplican como antiinflamatorio ocular, a veces en forma de cataplasmas junto con las hojas. En Murcia, para este mismo menester usan la infusión de los frutos secos, en Valencia, el parénquima cortical y los frutos cocidos y en Navarra, el cocimiento de las hojas. Para el dolor e infecciones de oído se usa la inflorescencia en aerosol como fumigación seca, sola, con lilo (Syringa vulgaris L.) o con tomillo común (Thymus vulgaris), o los vahos de la tisana, a veces recogidos en un trapo.

Otras enfermedades infecciosas y parasitarias
Las flores solas o mezcladas con otras plantas se usan para infecciones en general. Flores, hojas y frutos se usan para remediar la erisipela, aplicando en compresas los perfumes de la inflorescencia o con la infusión o una cataplasma de las hojas machacadas en la zona afectada; perfumando la cara con el humo de ramas y flores en Cantabria y Navarra, o lavándose la cara con la infusión de las flores. En Murcia utilizaban nueve hojas asadas y colocadas sobre el cuerpo unos diez minutos o pasaban las ramas por la zona afectada haciendo cruces y otros signos cristianos. Concluido el rito, las cruces de saúco se cortaban con tijeras de hierro y se arrojaban al fuego. En Jaén, unos cuantos tallos se pasaban repetidamente dibujando cruces sobre la hinchazón. En el Montseny, las flores en tisana y el jugo de los frutos se usan contra la brucelosis y la fumigación y la tisana de las flores contra las paperas. La esencia en compresas sobre el vientre y también el jarabe del fruto o una cataplasma de su decocción aplicada encima del vientre se usa contra las fiebres tifoideas. Se usa para herpes como las calenturas. Contra el herpes zóster se usa un ungüento con saúco y romero o con saúco y ceniza de enea (Typha sp.) que luego había que aplicar al tiempo que se recitaba una oración. Las flores, hojas y frutos también se usan como viricida. En los Ancares leoneses para curar las lombrices se hacían collares de sáuco con ajo y ruda insertados.

Síntomas y estados de origen indefinido
El saúco es considerado una panacea o curalotodo, con formas de administración muy diversas, indicado en afecciones de órganos, para infecciones en general, para el malestar o para perfumar habitaciones de enfermos o difuntos. Para bajar la fiebre se aplica en compresas sobre el vientre la decocción de las flores o el jarabe de los frutos, o en infusión aplicada mediante vahos o tomada, junto con sanguinaria [Paronychia kapela (Hacq.) A. Kern.], o con “pelos” de maíz y violetas (Viola sp.). Para hacer sudar (diaforético) se usa la decocción de la corteza, el extracto de los frutos en forma de cataplasma, la infusión de los frutos secos o de las hojas y la decocción de la inflorescencia como aerosol o fumigación, esencia, tisana o emulsión, algunas veces mezclado con otras plantas. Cuando los niños tienen malestar se les da infusión de la flor, o en el desayuno se les mezcla la esencia con una yema de huevo y azúcar. Para curar las “andaderas muy tirantes” se ponía al cuello una gargantilla de hilo en la que habían ensartado trozos de rama de saúco (quitando la médula) y unos cuantos ajos.

Intoxicaciones y envenenamientos
Para picaduras de serpiente se fumiga la mordedura con las flores o se usa en baños mezclada con otras plantas como nogal o tomillo común (Thymus vulgaris). Para las picaduras de insectos se recogen en un trapo los perfumes y se aplican sobre la lesión se pone un emplasto de las hojas o de las flores.
España
Manuel Pardo0.00 (0)00 comentarios
Sepúlveda (Sepúlveda / Segovia / Castilla y León).
El día de San Juan se recogían flores y hojas, que se secaban de forma posterior para conservar a lo largo de todo el año.
Cuando alguien padecía problemas en los ojos se preparaba una infusión y le lavaban los ojos con dicha infusión.
Conocimiento obtenido a través de mi abuela.
Localidad de Villaseca en Segovia.
Roberto Heredia 0.00 (0)00 comentarios
Teruel (Hoya de Teruel / Teruel / Aragón).
Se bebe agua de sabuco con azucar para los constipados.
Aragón, Teruel
Orgambide Laura0.00 (0)00 comentarios
Uso veterinario
Sistema circulatorio
La esencia se usa en el Montseny, en poca cantidad, contra apoplejías.

Sistema digestivo
Para la timpanitis se daba de beber el cocimiento o la infusión de la flor, se hacía respirar el humo de quemar las flores junto a ristras de ajo y otras plantas o se tomaba el jarabe. El cocimiento de la flor se usaba para preparar lavativas o como laxante. En Castilla-La Mancha se usa para el mal de rumio.

Sistema genito-urinario
En el Montseny se usa la hoja, en forma de fumigación, como galactófugo, haciendo que el animal aspire el humo; en medicina humana se usa la flor pero se cree que es tóxica en animales. La flor de saúco se emplea para curar la mastitis dirigiendo los perfumes hacia las ubres afectadas, a veces complementando la fumigación con la aplicación de grasa de cerdo en el ganado ovino y bovino o lavándolas con el cocimiento. También se preparaba un cocimiento con sal y se aplicaba con un paño sobre la zona a tratar y una pomada de la corteza.

Concepción, embarazo y parto
Las flores se usan en Asturias para favorecer el parto y en el Montseny el extracto del fruto hervido con pan se daba después del parto.

Sistema respiratorio
Para neumonías y bronquitis del ganado, se aplica el extracto de los frutos en forma de cataplasma [60] o se les hace respirar los vapores de quemar o cocer las flores. El parénquima cortical se usa mezclado con otras plantas para infecciones de la pleura en el ganado bovino. Para los catarros se daba a los animales la flor en infusión o los vahos, o les ponían sobre el pecho cataplasmas de hojas.

Musculatura y esqueleto
Para golpes y contusiones del ganado se aplicaba la infusión o la decocción de la flor en forma de baños o paños calientes , sobre todo en caballos, o aplicando vahos tapando al animal o la zona dolorida con mantas. También se les daba de beber el cocimiento de flores y hojas como antiinflamatorio. Para reforzar cuernos lesionados de animales se les aplicaba una decocción de las flores. En Castilla-La Mancha, para curar a ovejas y caballerías se empapaban trapos con una tisana de saúco y otras plantas y se vendaba la pata al animal o bien se les aplicaban los vahos tapando con mantas la zona afectada. La pomada de la inflorescencia se usa en forma de cataplasma en Navarra para los dolores, y para inflamaciones se pueden poner las flores fritas entre trapos.

Piel y tejido celular subcutáneo
Por su acción antiséptica y vulneraria, las heridas se lavaban con el cocimiento de las flores solas, con hojas, con la infusión de toda la planta, se untaban con la corteza interna, a veces con cera o se aplicaban los sahumerios de hojas y flores de sabuco. Cuando se escornaba una vaca se lavaba la herida con la decocción para que no criara gusanos. Las flores se cocían en agua para lavar rozaduras provocadas por los aparejos de labranza o las ataduras. En Mallorca la inflorescencia hervida o chafada con pasta de aceite o manteca se usaba como vulneraria sobre todo en equinos . El extracto del fruto se usa como emoliente, por vías interna y externa. Las flores solas o junto con otras plantas, servían para preparar una tisana que se empapaba en paños con los que se liaban las pezuñas heridas o se lavaba entre las uñas con la decocción. Cocido con guindillas se mezcla en una sartén con aceite de oliva y se emplea como desinfectante de heridas.

Órganos de los sentidos
En cocimiento es bueno para los ojos irritados, solo o con otras plantas.

Otras enfermedades infecciosas y parasitarias
Para curar el moquillo de los perros se les cuelga un collar con los tallos, y la sarna se combate con el cocimiento. Se usa el parénquima cortical en forma de ungüento para el ántrax supurativo del ganado equino [56]. También se hace respirar los humos de las flores a los caballos y mulos contra las paperas.

Enfermedades “culturales”
En la sierra del Caurel (Lugo), la vara se usó y “todavía se usa solo que no se dice”, para combatir el mal de ojo. Por ejemplo si un animal estaba enfermo o era muy rebelde, se le daba con una vara de saúco. Para curar una vaca se la cruzaba (hacer señales de la cruz por encima y por los lados de la vaca) con una vara de saúco. Esta cruz también se usaba para “desembrujar” en los Ancares leoneses.

Síntomas y estados de origen indefinido
En Segovia, la flor seca se desgranaba y se mezclaba con la cebada cuando el ganado no estaba bien y en Salamanca se les daba la flor cocida para “algún bien”. En Cataluña, el extracto del fruto se usa como salutífero y como sudorífico.

Intoxicaciones y envenenamientos
Para bajar la inflamación de las picaduras se frotaba con el agua de cocer flores de saúco o se aplicaba en forma de aerosol.
España
Ramón Morales Valverde0.00 (0)00 comentarios
Uso tóxico y nocivo
Venenos, insecticidas y plaguicidas
Con las ramas se ahuyentaban topos, mosquitos, salamandras y pulgas. En el Alto Aragón se sacudían las moscas de las caballerías y en los Picos de Europa se extendían por el suelo de las cuadras antes de meter el ganado, pues su olor espantaba las serpientes. En zonas de Cataluña, para desinfectar jaulas de conejos se fumigan con los perfumes de las flores.

Tóxicas para humanos o animales
Es ligeramente tóxica, excepto las flores y los frutos maduros. Sus semillas crudas pueden provocar náuseas y vómitos. En Nerpio (Albacete) existe la creencia de que quien come los frutos, sale loco. En algunas localidades de Cantabria los frutos solían despreciarse e incluso se prevenía a los niños de que no los comieran, ya que eran tenidos por venenosos, aunque algunas personas hacían confituras cuando maduraban. Además se decía que si las gallinas comían los frutillos, dejaban de poner huevos.
España
Ramón Morales Valverde0.00 (0)00 comentarios
Uso combustible
Oviedo (Oviedo / Asturias / Asturias, Principado de).
Leñas
En Asturias se usa para leña.
Ramón Morales Valverde0.00 (0)00 comentarios
Teruel (Hoya de Teruel / Teruel / Aragón).
No se usa para calentar, cocinar o iluminar
Teruel
Orgambide Laura0.00 (0)00 comentarios
Construcción
Carros y otros vehículos terrestres
Se usaba para fabricar los frenos de los carros.
Ramón Morales Valverde0.00 (0)00 comentarios
Industria y artesanía
Cosmética, perfumería y limpieza
La flor, sola o con otras especies, se quemaba como aromatizante cuando había un enfermo o un difunto en una casa. Para perfumar una habitación, se quemaban las flores con azúcar sobre los rescoldos, se dejaban las flores en la estancia formando ramos, dentro de los armarios para perfumar la ropa, o en los ojales de las chaquetas. Los vapores de su cocimiento eran un ambientador de la casa y las ropas. Para desinfectar y dar buen olor a los pañales, una vez lavados se secaban al calor de brasas a las que se hubiera añadido un par de puñados de flores. Las ramas hervidas en agua servían para lavar una vez al año los recipientes usados para guardar las aceitunas. En Salamanca empleaban las flores como jabón o se elaboraba con ellas y yogur una mascarilla facial tonificante y limpiadora del cutis.

Sustancias tintóreas y pinturas
Los frutos y las flores tiñen la ropa de color azulado casi negro usando como mordiente vinagre. En artesanía se tiñen de negro las peonzas. En Cañizares (Cuenca) los usaban antiguamente para teñir ataúdes. La flor servía como mordiente para teñir lana. Añadido a tintes de los que se compran refuerza el color negro.

Herramientas y utensilios
En Cantabria, con los troncos más gruesos se hacían comederos para cerdos, con la madera cucharas y las ramas jóvenes se usaban de cánulas para aplicar las lavativas de los animales. Hoy se aprovecha para hacer cachabas. Los tallos desprovistos del “corazón” o médula se han empleado para hacer el “soplón” para avivar el fuego. Las ramas más gruesas se usaban como soporte de las parras. Como resiste bien la putrefacción, sirve de estaca. Se hacen péndulos de saúco y también las canillas o canilleros del telar y los basoiros de forno (escobas del horno de pan) con ramas verdes, antes que tuvieran flor. En Salamanca, con la madera se fabrican mangos de podaderas y otros objetos y en Albacete se buscaban varas rectas de este árbol para mandar a las caballerías.

Juguetes e instrumentos deportivos y musicales
Los tallos son adecuados para hacer rabeles, chiflas o flautas, flautillas, silbatos y gaitas. Los niños quitaban la médula a las ramas y las usaban de juguete como cerbatanas con las que disparaban la munición propulsadas por aire o por agua (ruixadors), o haciendo encajar en el tallo ya vaciado un mango de fresno (Fraxinus angustifolia Vahl), o manilla de saúco mismo, de avellano o de otras plantas, y presionando para disparar la munición, que podía ser cañamones (Cannabis sativa L.), una bola de estopa, “frutos” de enebro (Juniperus oxycedrus L.), almez o huesos de majoletas (Crataegus monogyna Jacq.) y trocitos de corcho o bolitas de tela. Estos juguetes recibían nombres tan diversos como cohetera y canillera en Segovia, petadores en Cataluña, escopetillas en la Sierra Norte de Madrid, aguachote en Toledo, petadors e ixaringas en el Alto Aragón, tiratacos en León, coheteros, peloteros o tacos de sabuco en Salamanca, trabuco en Ciudad Real y bizcatos en Asturias. También se usa para fabricar pipas de fumador o de juguete. En Jaén, “el palo se ejercita para hacer puños de almaraz [almirez]: a la rama de saúco que es hueca se le mete el hierro de nudo a nudo”.

Mobiliario y enseres domésticos
Con segmentos de sus tallos ahuecados, unidos en ristras, se hacían cortinas en algunas zonas de Salamanca.

Cestos, recipientes y envoltorios
El agujero de la base de las tinajas para que saliera el vino se tapaba con una canilla de saúco. Las costureras guardaban agujas en alfileteros hechos con sus ramas.
España
Ramón Morales Valverde0.00 (0)00 comentarios
Uso medioambiental
Mejora del suelo
En el Pallars, con troncos, ramas y raíces se construían boïgons o haces de leña cubiertos de tierra que se quemaban y esparcían como abono. En Mallorca se cree que el saúco fortalece y protege el suelo y las plantas.

Setos y cortavientos
Utilizado como seto de separación de lindes o bordes de acequia. Los frutos son muy apreciados por los pájaros, por eso su presencia atrae a estos y libra los frutales del ataque de los mismos.
Ramón Morales Valverde0.00 (0)00 comentarios
Uso ornamental
Patios, huertos y jardines
Utilizada como ornamental en huertos y calles.
Ramón Morales Valverde0.00 (0)00 comentarios
Uso social, simbólico o ritual
Rituales del ciclo anual
Sus flores se recogían durante la noche o antes de la salida del sol el día de San Juan (24 de junio), de San Pedro (29 de junio) o entre San Juan y San Pedro. En la Sierra Norte de Madrid, el manojo se colgaba en la puerta de las casas hasta que se secaba, y luego se guardaba en un taleguito o bolsa de tela para usarlo durante el año. En algunos pueblos alfombraban el suelo de las calles con sus flores el día del Corpus o durante la procesión de la Virgen del Carmen. En Salamanca se usa para las enramadas en San Juan y Corpus, a veces puesta sobre el tejado o postigo. El día de San Juan se enramaba a las mozas con saúco en Cantabria y en Piloña (Asturias), sus flores se usaban para enramar las fuentes y la ventana de les moces la víspera de San Juan. También se ponían en las mesas y altares de las casas durante la salpassa de Cuaresma, en que un sacerdote aspergía con agua bendita las casas. En Peñaparda, Salamanca, se hacía un zajumeriu de saúco durante las matanzas y el carnaval.

Rituales del ciclo de vida
En Alameda, Toledo, se usaba el día de las comuniones para adornar la iglesia. Entre los rituales de enamoramiento, en muchos pueblos granadinos, niños y adolescentes dejaban mensajes con plantas y versos como “sabuco que te las cuco” en las puertas de las niñas la noche de San Juan. El sabuco tenía una connotación negativa, ya que si la muchacha que recibía su rama tenía pareja, significaba que la iban a dejar, y si no lo estaba, que no era una niña apreciada o deseada.

Rituales de incertidumbre, protección y aflicción
En casas con animales se creía que quemar saúco traía mala suerte, pero se podía quemar en casas que no tuvieran. La mezcla de saúco, espliego (Lavandula angustifolia Mill.) y tomillo común (Thymus vulgaris) se echaba al fuego para prevenir las adversidades climáticas. Era necesario recolectar las especies durante la madrugada del día de San Juan y bendecirlas durante la misa. La rama florida se recogía por San Juan y se ponía en la puerta o la ventana como adorno y protector contra el mal. En la Sierra Norte de Madrid, la mañana de San Juan, antes de que saliera el sol, se llevaba una rama de saúco florido y se clavaba en el suelo junto a las matas de garbanzos para proteger el cultivo y asegurar una buena cosecha. En Salamanca se echa a la lumbre o en el brasero la flor, creyéndose que si hay alguna bruja en casa “se pone muy mala” y tiene que irse.

Usos recreativos
En el Poniente Granadino, los niños se reunían alrededor de este árbol a contar historias. En Cantabria, en los juegos de comiditas, la flor era la sopa. En La Manchuela (Albacete), los niños cogían los frutos maduros para jugar a lanzarlos contra los amigos.
Ramón Morales Valverde0.00 (0)00 comentarios
Teruel (Hoya de Teruel / Teruel / Aragón).
Se ponen las flores blancas para el Corpus en los altares de las calles.
Aragón, Tuerel
Orgambide Laura0.00 (0)00 comentarios
Mapa

Por tipo de información: Uso medicinal (4) Uso combustible (2) Uso social, simbólico o ritual (1)

Por comunidades autónomas: Aragón (4) Castilla y León (1) Castilla-La Mancha (1) Asturias, Principado de (1)

Por provincias: Teruel (4) Segovia (1) Cuenca (1) Asturias (1)

Por comarcas: Hoya de Teruel (4) Sepúlveda (1) Mancha Alta (1) Oviedo (1)

Enlace para filtrar la información que se muestra en el mapa para esta ficha.